Inicio >>  Sexualidad Femenina  >>  El Punto G femenino

El Punto G femenino

El Punto G llamado así por su descubridor, Ernest Gräfenberg- fue descubierto como si de un planeta se tratara hacia los años 50, pero cayó en el olvido -cómo muchas otras cosas referidas a la sexualidad femenina– hasta que en los años 80 diversos investigadores se centraron, de nuevo, en él y en sus características.

sexo femenino

De entrada hemos de empezar por ser críticos ya que, aunque las mujeres ya estamos acostumbradas a que nuestra sexualidad sea cuestionada e incluso reducida -por ejemplo, al clítoris lo llaman garbanzo, guisantito o lentejita- hemos de saber que el punto G, tampoco es un punto, sino más bien una zona, más o menos abultada y rugosa, de unos 30 milímetros aproximadamente, de tejido eréctil que aumenta de tamaño cuando estamos excitadas sexualmente. Por ello, deja de buscar un punto y céntrate en una zona en concreto.

Casi todos los libros que hablan sobre este mal llamado Punto G, definen su ubicación más o menos diciendo: «Cara anterior de la vagina, a medio camino entre el hueso del pubis y el cuello uterino, a unos 3 centímetros del exterior de la vagina». Cómo esto parece más una aventura que cualquier otra cosa, hay trucos para poder localizar la tan deseada zona.

Para empezar, explorar los genitales es una buena oportunidad para conocerlos mejor y dejar de tenerles miedo o, incluso, demasiado respeto.

Con las manos limpias y unas uñas no excesivamente largas, si quieres o lo prefieres utilizando cremas o aceites lubricantes, introduce el dedo dentro de la vagina, y haciendo con el dedo ese gesto que muchas veces hacemos para pedir a alguien que se acerque, a unos 3 cm de la entrada de la vagina podrás empezar a notar la zona rugosa y abultada que he descrito antes. Lo mejor es que lo hagas sola, al menos las primeras veces, así sabrás dónde está, qué sensaciones te produce y, naturalmente, podrás explicarlo con mejores resultados.

Etiquetas: , , , , ,

TE INTERESA SABER