Inicio >>  Promocionados  >>  Bolas chinas: conoce las múltiples ventajas de utilizarlas

Bolas chinas: conoce las múltiples ventajas de utilizarlas

De todo el inmenso abanico de juguetes eróticos que podemos encontrar a nuestra disposición, las bolas chinas quizá sean unos de los más populares, pero también de los que más facetas se desconocen.

De hecho, este instrumento es mucho más que un juguete sexual. Las bolas chinas de calidad que puedes encontrar en el mercado, como por ejemplo las bolas chinas Lovesecrets, son un elemento terapéutico de cuyo uso te puedes beneficiar, al ser de gran ayuda para el refuerzo del suelo pélvico, para eliminar problemas de incontinencia urinaria o mejorar las relaciones sexuales. ¿Sorprendida? A continuación te explicaremos en detalle cada uno de sus beneficios.

bolas-chinas-conoce-las-multiples-ventajas-de-utilizarlas

¿Qué consigues al utilizar bolas chinas de manera habitual?

  • Superar problemas de incontinencia. Si notas que sufres pequeñas pérdidas de orina cuando realizas algún esfuerzo físico, al toser o, sencillamente, en cualquier situación a lo largo del día sin darte cuenta, seguramente se deba a que tu suelo pélvico está debilitado. Esta zona de tu cuerpo, también conocida como músculo pubococcígeo, juega un papel fundamental en la retención de orina. Introducir un par de bolas chinas en tu vagina te ayudará a ejercitarlo, ya que cada una de ellas tiene en su interior una bolita más pequeña que choca con las paredes de la más grande cuando te mueves o caminas. Debido a este movimiento de choque, tu músculo pubococcígeo se contrae y dilata involuntariamente para equilibrar la posición de la bolita, tonificándose durante el proceso. Si, además, tú misma contraes y dilatas tu suelo pélvico para apretar con sus paredes las bolas chinas que llevas puestas, no solo estará tonificado, sino más fuerte, con lo que el beneficio será mayor todavía. Si no sabes cómo contraerlo, piensa que cuando vas al baño e interrumpes voluntariamente la micción estás haciendo uso de tu músculo pubococcígeo.
  • Recuperar el tono muscular después del parto. Es muy habitual que después de dar a luz el suelo pélvico se debilite, dando lugar a problemas como el que hemos comentado anteriormente, la incontinencia, y también en casos más graves la salida al exterior de los órganos pélvicos, como son la vejiga y el útero. Este fenómeno se llama prolapso, y la mejor manera de prevenirlo es haciendo ejercicios de suelo pélvico, en los que las bolas chinas te serán de gran ayuda. Si las combinas con los llamados ejercicios de Kegel –que consisten en secuencias de movimientos de contracción y relajación del músculo pélvico–, tendrás un suelo pélvico perfectamente tonificado y más fuerte, evitando la aparición de estos problemas tan incómodos.
  • Mejorar tus relaciones sexuales. Por supuesto, las bolas chinas tienen un aspecto lúdico innegable, y aunque muy pocas mujeres afirman sentir placer sexual por su simple uso diario, a muchas les excita llevarlas puestas sin que nadie lo sepa, lo cual ya es un aliciente en sí mismo para usarlas al margen de que puedan llegar a proporcionar placer físico. Lo indudable es que tienen consecuencias muy positivas para la sexualidad femenina. Por un lado, te ayudan a lubricar las paredes vaginales, lo que mejorará tus relaciones íntimas si sufres de sequedad, o facilitará tu lubricación si por alguna circunstancia no disponéis de mucho tiempo para los preliminares. Por otro lado, al reforzar tu músculo pubococcígeo facilitas que tus relaciones sexuales sean de mayor calidad, ya que consigues unos músculos vaginales mucho más fuertes que os proporcionarán mayor placer a ti y a tu pareja.

Ahora que ya conoces sus beneficios, toma nota de unos consejos para que puedas utilizarlas de la mejor manera posible y con la mayor seguridad.

  • No las utilices durante el embarazo. Introducir un cuerpo extraño en la vagina cuando te encuentras en estado de gestación puede acarrear complicaciones graves. En cualquier caso pregúntale siempre a tu médico cuándo puedes utilizarlas.
  • Utiliza siempre bolas chinas con un cordón de seguridad, ello te permitirá extraerlas con facilidad.
  • Por razones de higiene, lo más recomendable es que estén fabricadas con un material no poroso, por lo que debe evitarse el plástico. El mejor es la silicona de uso médico.
  • Límpialas a diario, así evitarás la aparición de infecciones.

TE INTERESA SABER